aumentar-zoom
disminuir-zoom
accesibilidad-visual

Medidas preventivas de Sobrepeso y Obesidad

 

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), en Nuevo León, 3 de cada 10 niños y 4 de cada 10 niñas entre los 5 y 11 años de edad tienen sobrepeso u obesidad, cifra que se eleva al 50 por ciento en el grupo poblacional de adolescentes, mientras que 7 de cada 10 adultos también los padecen.

¿Qué es la obesidad?

Es una enfermedad compleja y multifactorial, resultado de la interacción entre factores genéticos, conductuales y ambientales que influyen en la respuesta individual a la dieta y la actividad física.

Suele ser el resultado de una ingesta de calorías mayor a las que se queman por el ejercicio y las actividades diarias regulares. El tratamiento debe estar enfocado en cambios en el estilo de vida que favorezcan llevar una alimentación saludable y activarse físicamente.

Síntomas

Además de la grasa acumulada, la obesidad tiene una serie de síntomas cuando está comenzando:

  • Aumento de peso.
  • Dificultad para respirar (durante el día y al dormir).
  • Cansancio.
  • Fatiga y dolor de las articulaciones en rodillas y pies.
  • Reflujo y acidez.
  • Hinchazón.

Enfermedades asociadas

Las personas que tienen sobrepeso u obesidad suelen ser más propensas a sufrir enfermedades como: 

  • Diabetes Mellitus tipo 2.

  • Hipertensión Arterial.

  • Cáncer.

  • Enfermedades mentales como depresión clínica y ansiedad.

  • Hígado graso.

  • Enfermedades cardiacas.

  • Apnea del sueño y problemas respiratorios.

Prevención

  • Toma agua simple, entre 6 y 8 vasos al día.

  • Consume regularmente frutas, verduras, legumbres y granos integrales.

  • Evita los alimentos ultra procesados (revisa los sellos de  advertencia).


Activarse físicamente:

  • 60 minutos semanales para niñas, niños, adolescentes y jóvenes.
  • 150 minutos semanales para adultos.
  • Puedes realizar actividades sencillas como: :
    • Caminar
    • Pasear en bicicleta
    • Practicar deportes al aire libre

Alimentación

  • Evita bebidas azucaradas como refrescos y jugos.

  • Prefiere productos lácteos bajos en grasa.

  • Disminuye el consumo de grasas, carbohidratos y sal
    (frituras, alimentos industrializados y “comidas rápidas”).
  • Al cocinar; hornea, asa o hierve en vez de freír, capear o empanizar.
  • Prepara las ensaladas con vinagre, limón o aderezos bajos en grasas.
  • Incluye carnes magras (bajas en grasas) y quita el exceso de grasa visible antes de su consumo. En el caso del pollo elimina la piel.
  • Disminuye el consumo de carnes procesadas y embutidos
    (jamón, longaniza, chorizo, mortadela, salchichas salami, etc.).
  • Consume alimentos ricos en fibra, como leguminosas, verduras y frutas, de preferencia se consuman crudas y con cáscara. 
  • Evita alimentos donde se combinen los azúcares con las grasas
    (pan dulce, helados, chocolates, pasteles).
  • Sirve raciones pequeñas en platos pequeños.
  • Establece horarios fijos de comidas.
  • Evita el consumo de alimentos frente a la televisión o computadora.
  • Evitar dietas y medicamentos "milagrosos".

Si presentas síntomas o tienes obesidad
acude a una unidad médica y pide asesoría

 

¡Lo más importante es mantenerse activo!